Cómo financiar una casa



Financiar una casa es un paso muy importante para nosotros, para hacerlo de forma correcta hay que tener en cuenta muchos detalles. Por eso, a continuación os vamos a indicar la mejor forma de conseguir una casa.

como-financiar-una-casa

Cómo financiar una casa

Lo primero antes de pensar en financiar una casa es conocer al detalle nuestra situación económica, y con nuestro sueldo, previendo problemas futuros, ver cuanto podríamos pagar por ella, y cuanto podríamos pagar al mes de una hipoteca. Pues lo cierto, es que a causa de la actual crisis económica es mejor tener un colchón de dinero antes de poder pensar en tener una casa propia. Y prever que en un año podemos necesitar más dinero del que pensábamos en un momento dado, por diversos problemas que puedan plantearse.

Después debemos buscar una casa apropiada para nosotros, en condiciones de metros y de futura hipoteca, pues lo cierto es que no todas estarán a nuestro alcance. Si no nos importa realmente vivir en piso o en casa, podemos encontrar muchas ofertas dependiendo de la zona de la ciudad.

A la hora de buscar financiación para una casa, hay que hacer un buen estudio de las posibilidades que tenemos, pues algunas entidades bancarias nos pedirán a parte de nuestra nómina, un aval, que tendrá que firmar una persona cercana a nosotros. Actualmente es raro que una entidad de un préstamo sin aval, pero si encontramos alguna que lo haga, quizás sea muy buena opción, por no tener a terceros en nuestro préstamo que puedan responder de él.

Después, tenemos que mirar bien los intereses, y ver si son fijos o no, un interés fijo es mucho mejor para nosotros porque no fluctúa, pero sin embargo será muy elevado, por lo que normalmente tendremos uno variable. Después buscaremos que los años de hipoteca no sean demasiados, y sobre todo que la cuota no sea excesiva. En este sentido, lo más sensato en esta época es pedir el dinero necesario para la casa, y no pedir de más. Este dinero lo sabremos gracias al peritaje que se hace de la misma. Si tenemos ya el dinero para la entrada, lo mejor es pedir al banco lo imprescindible para poder dejar de pagar pronto.