Consejos para pintar interiores



pintar interiores de casas

No cabe duda que el hogar es el principal lugar donde podemos relajarnos tranquilamente sin la preocupación a lo que pueda pasar a nuestro alrededor. La mayoría de las personas pasamos mayor tiempo en nuestros hogares que en otros sitios y por ello, debemos prestar atención hasta a los mínimos detalles cuando de decorar o remodelar se trata. Esta es una de las razones por las que te traemos un par de consejos para pintar interiores.

Pintar interiores: habitación, sala, comedor…

Antes que nada, debemos evaluar el estado de la pared, si esta ya lleva sus años en el mismo lugar y sin cambios constantes, es normal que con el tiempo se acumulen impurezas, ya sean de suciedad o de bacterias acumuladas como hongos. Las ralladuras, raspones, entre otros desperfectos similares, tampoco se harán esperar. En caso de tener una o más de estas características, nuestra primera misión será eliminar dichas impurezas, utilizando lijas, espátulas, agua y detergente, entre otros productos. Si nuestras paredes son de yeso u otro material que pueda dañarse fácilmente, deberemos prestar atención a la forma en la que hagamos la limpieza, ya que de lo contrario, arruinaremos la estructura, incluso antes de comenzar a pintarla.

Pintando interiores: ¿cómo combinar los colores?

Luego de haber concluido con la limpieza, eventualmente, toca darle lugar a la pintura. Podemos optar por diferentes tipos como acrílicas, vinílicas, plásticas de látex, entre otras hechas a base de agua. El hecho de que estas sean las más comunes se debe a que se manejan de forma más fácil y el olor que despiden es menos irritante.

En cuanto a la elección de colores, quizás sea el punto principal, y es que el color negro dentro de una habitación, no es algo que precisamente signifique armonía, pero en fin, esto depende de la personalidad de cada persona.

Eso sí, para cada tonalidad de color principal, hay que ser cuidadosos con elegir la tonalidad secundaria para combinarlos perfectamente y no hacer un contraste fuerte que pueda repercutir en la estética de la habitación.