Tratamiento para la neumonía



Qué es la neumonía y cómo podemos tratarla desde el primero momento. Sobre todo gracias a antibióticos y con la ayuda de nuestro médico de cabecera.

La neumonía es una enfermedad que ataca directamente al sistema respiratorio, sus principales síntomas es el dolor a la hora de respirar, junto con estornudos, tos y mucosidad. Es muy importante cogerla a tiempo, pues algunas veces con acudir a nuestro médico de cabecera podremos tratarla correctamente, pero otras veces hace falta, incluso, hospitalización. Lo cierto es que se puede confundir con otra enfermedad y comenzar un tratamiento para la gripe común, al menos con sus primeros síntomas, pero estos tratamientos no paliarán en ningún momento la neumonía, pues no son los adecuados. Además, hay que estar muy atentos, pues en personas de avanzada edad, o inmunodeprimidos, puede llegar incluso a ser mortal.

Neumonia

Tratamiento para la neumonía

Cómo ya hemos comentado, el tratamiento para una neumonía cogida a tiempo por el médico puede tratarse perfectamente con antibióticos, tomando mucho líquido y descanso en casa durante unos días, para poder reposar y que los medicamentos hagan todo su efecto.

Sin embargo, cuando la neumonía se ha extendido, es posible la hospitalización, hay que tener mucho cuidado, ya que es una enfermedad altamente contagiosa, pues se traspasa fácilmente por el aire, y los estornudos y las toses suelen ser síntomas comunes.

Cómo ya hemos comentado, en adultos sanos, que tengan esta enfermedad se les suele tratar con antibiótico, en concreto Azitromicina o Doxiciclina, que también pueden ser combinados con Levofloxacina o Moxifloxacina o Amoxicilina, de forma general. Suelen ser los medicamentos que más comúnmente se suelen utilizar. Actualmente, los médicos suelen recetar medicamentos genéricos, que tienen una efectividad similar y son mucho más asequibles. De este modo podremos tener un buen tratamiento para la neumonía y curarnos sin que quede ninguna secuela en nosotros.